Pieza de arte flamenco

La pintura flamenca

Un grupo de pintores flamencos cambió la historia del arte occidental en los siglos XV y XVI. Maestros como Jan Van Eyck o Rogier Van der Weyden desarrollaron un nuevo lenguaje pictórico cuya influencia se extendió rápidamente por toda Europa. Comprender la profunda repercusión de su legado es fundamental para poder apreciar la evolución de la pintura en los siglos sucesivos. Veamos en qué circunstancias surge y por qué es tan importante el trabajo de este grupo de pintores al que la historiografía denomina primitivos flamencos.

¿En qué contexto histórico nace la obra de los primitivos flamencos?

A principios del siglo XV, Flandes y los Países Bajos viven un período de gran prosperidad económica. Florecen la industria textil, el comercio y la tecnología y ciudades como Amberes, Brujas o Gante se convierten en influyentes centros de poder. Este marco favorece la aparición de una opulenta burguesía que, por primera vez, va a cuestionar el papel de la aristocracia y el clero, pilares de la jerarquía medieval.

Un cuadro ilustra a la perfección la pujanza de esta nueva clase urbana: El matrimonio Arnolfini, de Van Eyck. Esta obra representa al acaudalado comerciante Giovanni Arnolfini y a su esposa en su lujoso dormitorio. Aunque de origen italiano, lograron acumular una inmensa fortuna en Brujas. Es un cuadro que celebra el bienestar material de la pareja en cada detalle, desde su refinada ropa hasta el mobiliario y los tejidos que adornan la estancia. Esta burguesía mercantil y financiera comienza a consumir arte para decorar sus casas. Gracias a ello, las paredes de las iglesias dejan de ser el destino casi exclusivo de la pintura. La nueva clientela encarga obras de menor tamaño. La temática religiosa no desaparece, pero comienzan a adquirir importancia los retratos y las escenas de la vida doméstica. La pintura flamenca de esta época desarrolla también toda una serie de técnicas muy innovadoras.

¿Por qué es tan importante la aportación de la pintura flamenca al arte europeo?

Los primitivos flamencos introducen un elemento que hoy nos parece obvio, pero que, hasta entonces, era muy inusual: comienzan a firmar sus cuadros. Con ello, el artesano medieval, que se limitaba a mostrar su pericia técnica desde el anonimato de un taller, adquiere consciencia de su importancia en la sociedad, afirma su individualidad y pasa a definirse como artista. Repasemos algunas de las características que identifican a esta escuela de pintura.

  • Desarrollan la pintura al óleo. Aunque ya se conocía esta técnica, son los primitivos flamencos quienes la perfeccionan y consolidan. El óleo facilita la mezcla de colores y dota a la pintura de mayor luminosidad y precisión. Bastaría esta característica para entender el papel clave que juegan los pintores flamencos en la historia del arte.
  • Minuciosidad: sus cuadros prestan una atención minuciosa al detalle, a los pequeños objetos. La técnica del óleo favorece este casi obsesivo naturalismo que lleva a estos artistas a representar hasta los elementos más secundarios de sus obras con una calidad exquisita.
  • Realismo: frente a la idealización de la pintura religiosa, la pintura flamenca expone la vida cotidiana con todas sus luces y sus sombras. Los retratos no representan rostros ideales o estáticos, sino que transmiten una hondura psicológica en la que el pintor no nos escamotea imperfecciones como arrugas, orejas prominentes o papadas.
  • El individualismo burgués y el paisaje son dos de los temas más recurrentes en los primitivos flamencos. Incluso en las escenas de interior, suele aparecer una ventana que deja ver un paisaje, a menudo alegórico, que complementa el significado del cuadro.

Descubre la obra de los primitivos flamencos con Aularte Rutas

En Aularte Rutas, hemos preparado con todo detalle un viaje que te va a permitir conocer el rico patrimonio histórico y cultural de Flandes y familiarizarte con la obra de grandes pintores como Memling, Van Eyck, Van der Weyden o Robert Campin. Entre el 20 y el 24 de septiembre del 2022, visitaremos Bruselas, Lovaina, Brujas, Gante y Amberes. Exploraremos los secretos que esconden sus calles y descubriremos algunos de sus lugares más célebres.

Tendremos la oportunidad de admirar algunas de las obras más emblemáticas de los primitivos flamencos, como el Políptico del Cordero Místico, de Van Eyck, en Gante, un retablo que representa un punto de inflexión en la manera de concebir el arte en Europa. Visitaremos también el museo de Bellas Artes de Bruselas, el museo Groeninge de Brujas o la casa museo de Rubens en Amberes. Si te animas a participar en el viaje, dispondrás de la libertad para recorrer las ciudades como más te guste. En nuestras visitas culturales, contamos con profesores de arte que te ayudarán a comprender mejor la relevancia de las obras de los primitivos flamencos.

Viajar por Flandes y acercarse a la obra de los grandes pintores flamencos de la mano de un especialista es una manera privilegiada de conocer mejor esta fascinante región belga y su gran influencia en la historia del arte. Reserva ya tu próximo viaje cultural con Aularte Rutas.

Sin comentarios

Añadir un comentario