tapiz de la reina matilde en bayeux

Tapiz de Bayeux

Uno de los objetos obligados que ver en una visita a Normandía es el tapiz de Bayeux, también conocido como el tapiz de la reina Matilde. Se encuentra en el Centro Guillermo el Conquistador en Bayeux.

Para algunos, es el primer cómic de la historia que cuenta la epopeya de Guillermo, duque de Normandía, en su conquista de Inglaterra. Relata de forma gráfica todos los acontecimientos comprendidos entre 1064 y 1066. Se aprecian escenas desde la partida de Guillermo hacia tierras inglesas hasta la batalla de Hastings en la que vence al rey Haroldo II.

El tapiz que no es un tapiz

La técnica de los tapices consiste en elaborar un tejido con un motivo decorativo utilizando hilos de distintos colores, de tal manera que este forma parte de la tela.

Por contra, el tapiz de Bayeux no sigue está técnica. En realidad, se trata de un bordado de hilos de lana sobre tela de lino que mide casi 70 metros de largo por medio metro de alto. Eso la convierte en la obra de arte más grande y que mejor se conserva de este estilo de la Edad Media. Está casi íntegro, pues le falta la última escena.

El lino posee un color natural y los colores usados para el bordado son el amarillo, el rojo, el verde y el azul con distintas tonalidades matizadas.

Su valor es incalculable. No solo a nivel económico, este lienzo muestra aspectos de la vida cotidiana y cómo se desarrollaban las guerras en la época. Por esta razón, la UNESCO lo inscribió en 2007 en el Registro de la Memoria del Mundo.

¿Quién encargó el tapiz de Bayeux y quién lo bordó?

Según la leyenda, fueron la reina Matilde, esposa de Guillermo, y algunas damas de la corte las que bordaron el tapiz. Sin embargo, las investigaciones posteriores apuntan a que fue un encargo del obispo de Bayeux, Odón, quien lo encargó para decorar la catedral de la ciudad. Esta se terminó de construir en 1077 y se consagró precisamente a Odón, probablemente, porque fue su mecenas. El tapiz se confeccionó entre los años 1067 y 1079.

Todo parece indicar que se elaboró en Canterbury, donde había importantes talleres de bordados en la época. Su origen inglés lo avalan también tanto el estilo de las letras como el uso de algunas de las palabras anglosajonas que aparecen bordadas en el lienzo junto al latín. Además, Odón fue el primer conde de Kent, lo que le vincula también a Canterbury.

En cuanto a su finalidad, parece claro que era para decorar la catedral de Bayeux. Según algunos estudios, las medidas exactas del tapiz completo corresponden al perímetro de su antigua sala litúrgica. Tiene sentido porque el lienzo se divide horizontalmente en tres zonas a modo de friso y Odón era el hermanastro de Guillermo.

Curiosidades del tapiz de la reina Matilde

Contiene lo que, tal vez, sea la primera representación gráfica del cometa Halley, que se pudo observar en 1066. No es difícil imaginar lo que tuvo que impresionar en aquella época su visibilidad.

Por otro lado, la última parte representa la batalla de Hastings. Sin embargo, falta una pieza más, que sería la que acabaría el tapiz. Se especula que pudo versar sobre la coronación de Guillermo como rey de Inglaterra el día de Navidad de 1066.

Otra de las curiosidades que encierra es lo que revela de la muerte de Haroldo. Se muestra al rey con una flecha en la cabeza, pero esa es una novedad incluida en una restauración en el siglo XIX. Los agujeros que presenta el lienzo hace pensar que era una lanceta lo que hubo originalmente.

Para los amantes de la estrategia militar medieval, ofrece una información relevante. Así, mientras los normandos eran fuertes en caballería, los anglosajones lo eran en infantería. Solo el rey Haroldo monta a caballo. La razón es que los sajones practicaban las formaciones cerradas de infantería para que los escudos protegieran al grupo.

Quedan aspectos del tapiz aún sin explicar. Por ejemplo, se ve a un sacerdote con la cabeza rapada que acaricia a una mujer llamada Aelfgva o aparece un enano barbudo llamado Turold, que no se sabe bien qué representan.

Respecto a las representaciones, además de divulgativo, el tapiz tiene una clara intencionalidad moralizante. En los márgenes, aparecen dragones, grifos y ciertas escenas aluden a comportamientos morales. De esta manera, ofrecen un comentario gráfico sobre la escena principal que acompañan.

El tapiz de Bayeux en la historia contemporánea europea

Durante la Revolución Francesa, el tapiz pasó en propiedad al Estado francés. En 1804, Napoleón expuso el tapiz en París. Era la primera vez que salía de Bayeux. Lo hizo como una manera clara de avisar a los ingleses de que preparaba la invasión de Inglaterra. Su personalidad y la propaganda que llevó siempre a cabo le hacían compararse con el rey normando.

No fue la única utilización política del tapiz. Este era objeto de deseo de los nazis del Tercer Reich que ocupaban Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Para ellos, el tapiz demostraba la superioridad de los guerreros de ascendencia germánica. En su lectura particular, consideraban a los normandos como descendientes directos de los vikingos, que eran los que representaban la superioridad de la raza aria. Es cierto que los primeros normandos procedían de vikingos daneses, pero para el siglo XI, ya se habían mezclado con los pueblos galorromanos y francos que habitaban la zona.

Goebbels llegó a establecer paralelismos entre la invasión normanda de Inglaterra en el siglo XI con la operación León Marino que preparaban para invadirla ellos.

Tras el desembarco de Normandía, Himmler dio órdenes para llevar el tapiz a los sótanos del Museo del Louvre para, desde allí, llevarlo a Alemania. Los espías británicos interceptaron esa comunicación y avisaron a los partisanos, quienes se apostaron en el museo para impedir su expolio.

En definitiva, el tapiz de Bayeux justifica una visita a Normandía por sí mismo. Su valor es incalculable desde diversos puntos de vista. A esta pieza, tan única y especial del románico, se le ha provisto de una simbología que ha centrado el foco en ella durante la historia reciente europea.

¿Tienes dudas? Contacta con nosotros

Sin comentarios

Añadir un comentario